Web personal de Ricardo Fernández Moyano

Poesía

La Voz en la Memoria


Ricardo Fernández Moyano nos entrega, con La voz en la memoria, su mejor libro de poemas publicado hasta hoy.
En él se manifiesta, con palabras de música y belleza, la inquietante aproximación entre la vida y la muerte mediante el puente que es el transcurso del tiempo. El peso (pero también el poso y el paso arrollador) de la ausencia.
Estoicismo rebelde y hedonismo senequista caracterizan la atmósfera de su contenido, con la complicidad intensificante de una actitud vitalista como resistencia al dolor. Tener presente "el placer de estar vivo" nos recompensa de toda adversidad.
Claridad de forma e intensidad en el tratamiento de los temas hacen que la lectura de este magnífico conjunto de poemas resulta amable, gratificante y fértil.

Ángel GUINDA


***


En La voz en la memoria podemos encontrar diferentes poemas repletos de positivismo, moralejas y sentencias finales que sintetizan el modo de sentir la vida por parte del poeta. La noche, los rincones más íntimos y la luz producen cierta sensación límpida y sonora, repleta del más puro lirismo actual. Tanto las metáforas y símbolos como los distintos recursos estilísticos se caracterizan por su genuinidad. Se ven, por otro lado, ciertos momentos cercanos al zen interesantes. En cualquier caso es un libro fresco y desarrollado con entereza.


J.D. ÁLVAREZ, Ed. Atlantis


***


El arte de esperar por Carlos Villarrubia


***


PREFACIO

LLEGAR a esta calma
lúcida y febril,
no fue nada fácil.
Tras sortear tempestades
y ruinas, la vida se abrió
como rosa temprana.
Se han ido alargando los años,
la dura pervivencia
entre la desazón y la quimera.
Este peso que abre las heridas,
me impulsa a contemplar mi sueño
sin ese aroma a derrota
que acompaña mi soledad.


***


EL PERFUME

LA vida desgasta tu piel
en el abismo del desánimo,
y es una encrucijada oscura.
Los días saben a muerte
pero no te engañes:
en el sufrimiento, como en la ternura,
saborea el perfume de la vida.


***


VIVIR

VIVIR puede ser un hastío amargo,
pero estar vivo
es sentir alegre en las venas
el calor de la sangre compañera.
Resbalar otra piel en tu piel,
con un beso apasionado de sol,
el abrazo de la luz en tu noche
con savia latiendo en libertad.
Vivir es ver en otros ojos el paisaje
de los días de fiesta,
cuando eras joven
y latía un volcán en tu vientre.


***


LUZ EN LAS SOMBRAS

SU inesperada ausencia
dejó al mundo huérfano
de su voz,
pero no de su fuerza.
Permanecerá fresca
como un torrente de ternura
que alentara nuestras huellas.
Y cuando la vida nos pida
reconciliar el alma y su destino,
invadirá alegre los corazones
un relámpago de primavera.


***


DESPEDIDA

NO hay dolor tras la muerte,
sólo un intenso sabor a despedida.

Miles de colores
atraviesan el insomnio
y callados reflejos de espuma negra
se clavan como dardos
en el hueco oculto de los cuerpos.

No hay sabor tras la muerte,
sólo un intenso dolor a despedida.


Ricardo Fernández Moyano

Volver


Web diseñada por Jaime Millán de Castro